Puente Zubizuri

El Puente Zubizuri es el sello de identidad que Calatrava ha dejado en la ría de Bilbao. Este puente con forma de barco de vela ha suscitado todo tipo de opiniones entre los bilbaínos. ¿Sabes por qué?

El Puente Zubizuri, que en euskera significa ‘puente blanco’, es el legado del arquitecto Santiago Calatrava en Bilbao. Esta gran estructura blanca con barras metálicas que recuerda a un barco de vela conecta el Ensanche de Bilbao con la calle Campo de Valentín. Es el siguiente puente que atraviesa la ría después de La Salve y se encuentra a muy pocos minutos del museo Guggenheim.

Desde su inauguración en 1997, el Puente Zubizuri de Bilbao se ha convertido en uno de los puentes más icónicos de la ciudad y, como muchas obras de Calatrava, no ha estado exento de polémica.

Un puente muy polémico

Resbalones, baldosas rotas y otros accidentes. Está claro que Santiago Calatrava no tuvo en cuenta el húmedo tiempo de Bilbao a la hora de diseñar su gran obra. El suelo del puente está hecho a partir de láminas de cristal, que provocaban caídas y resbalones cada vez que llovía en Bilbao (que es muy a menudo).

El tiempo de Bilbao no daba tregua y, además de estos traspiés, se descubrió que la humedad bilbaína y los cambios de temperatura estaban afectando a la estructura interna del puente. El mantenimiento era regular y costoso. Para solucionar este problema, se ha colocado un felpudo antideslizante que cubre todo el suelo de cristal del puente.

Además, Calatrava denunció al Ayuntamiento de Bilbao por modificar su obra cuando se construyó una pasarela que unía el puente con las torres Isozaki. Exigió una indemnización de 3 millones de euros, de los que finalmente el Ayuntamiento pagó 30 (35,40 US$).

Transporte

Tranvía: parada Uribitarte.