Teatro Arriaga

El Teatro Arriaga abrió sus puertas en 1890 y debe su nombre al compositor bilbaíno Juan Crisóstomo de Arriaga, el “Mozart español”. Descubre la importancia histórica de este teatro que ha sufrido incendios e inundaciones.

En pleno corazón de Bilbao se encuentra el centro histórico de la cultura y el arte de la ciudad: el Teatro Arriaga. Este majestuoso edificio de estilo neobarroco se inauguró en 1890, convirtiéndose en el único edificio de esas características en toda Vizcaya.

Su arquitecto, Joaquín Rucoba, se inspiró en la Ópera Garnier de París y dotó al Teatro Arriaga de una elegante fachada con cúpula, balconada y dos grandes columnas laterales. El teatro debe su nombre al compositor bilbaíno Juan Crisóstomo de Arriaga, apodado el “Mozart español”. Con solo 13 años compuso su primera ópera y murió de tuberculosis antes de cumplir los 20 años.

El Teatro Arriaga ha sido fiel testigo de la historia de Bilbao y ha sufrido algunos de sus peores episodios, como incendios e inundaciones. En 1983, la ría de Bilbao se desbordó por completo y la ciudad quedó sumida en el lodo. El Teatro Arriaga tuvo que ser reconstruido y, hoy en día, en la fachada se puede ver una marca que indica hasta dónde llegó el agua aquel fatídico verano.

Actualmente, el Teatro Arriaga de Bilbao acoge representaciones teatrales, musicales y de danza. Para espectáculos de mayor envergadura se utiliza el moderno Palacio Euskalduna

Visitar el Teatro Arriaga

El Teatro Arriaga de Bilbao ofrece visitas guiadas diarias de una hora de duración, que permiten acceder al interior del coliseo y conocer cada una de sus salas. La alfombra kilométrica de la escalera central, las lámparas de perla, la sala Orient Express, el tapizado rojo del hall principal… ¡Viajaréis a otra época!

Además, la ubicación del Teatro Arriaga es excelente, a medio camino entre el Casco Viejo y la ría de Bilbao.

Transporte

Metro: parada Casco Viejo (líneas 1 y 2)
Tranvía: estación Arriaga.
Autobús: líneas 56, 75, 77, 85 y A2).